A Patoski on Cuba

This from the September 19, 2006 edition of Granma
Restricciones de Bush obligan a más de 300 universidades a cancelar intercambios con Cuba

ROSE ANA DUEÑAS, especial para Granma Internacional

Al mismo tiempo que el gobierno norteamericano sigue reprimiendo el intercambio entre estudiantes y educadores de EE.UU. y Cuba, propone cínicamente gastar 10 millones de dólares para lo que refiere como "educación e intercambios".

Estudiantes de Chapel Hill y American University, en su actividad de despedida en
La Habana, junto con profesores y
directivos cubanos, en mayo de este año.

Los dos elementos —la represión y el dinero— son parte del mismo plan del gobierno de Bush para derrocar a la Revolución cubana y acabar con todos sus logros, incluso en la educación. La administración ha aprobado 80 millones para este fin bajo las propuestas de la llamada Comisión para Asistencia a una Cuba Libre.

Ese Plan Bush incluiría 10 millones para "la educación e intercambios" según el capítulo II, emitido en julio pasado. Dice, en un párrafo breve, que ese dinero es para "capacitación en la Isla desde terceros países", y "becas para estudiantes económicamente desfavorecidos, identificados por entidades independientes y no gubernamentales y organizaciones cívicas de universidades norteamericanas y de terceros países". Es que quieren dictaminar a los cubanos sobre cómo educar a sus estudiantes preferiblemente en escuelas no cubanas, por maestros no cubanos y usando materiales no cubanos, porque, según el informe, los manuales cubanos "son ideológicamente chuecos" y hace falta que sean "retirados". Y no dice nada más sobre adónde van a parar esos 10 millones.

SIGUE EL BLOQUEO DE INTERCAMBIO

Mientras se presenta como defensor de la democracia y la educación con tales absurdas propuestas, el gobierno norteamericano sigue endureciendo las restricciones de estudiantes y académicos para viajar a Cuba, al igual que todos los viajes, y ha bloqueado casi todas las visitas a EE.UU. para los académicos cubanos.

Desde octubre del 2005 hasta la fecha, el gobierno estadounidense solo ha otorgado dos visas de entrada a académicos cubanos para visitar el país, explica Milagros Martínez, de la vicerrectoría de Relaciones Internacionales de la Universidad de La Habana. En marzo de este año, a 65 académicos —la delegación cubana entera— les fueron denegadas visas para ir a la conferencia de la Asociación de Estudios de América Latina (LASA, por sus siglas en inglés). "Se puede decir categóricamente que ese intercambio está congelado", comenta Milagros.

Y para que jóvenes norteamericanos estudien en Cuba, tienen que estar matriculados en un programa de intercambio académico que posea una "licencia" para viajar de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC), del Departamento del Tesoro norteamericano. Las medidas aprobadas por Bush en junio del 2004 fijaron nuevos requisitos mucho más estrictos: el programa tiene que ser por un mínimo de 10 semanas; un empleado permanente de la Universidad a tiempo completo tiene que acompañar a los estudiantes, y estos tienen que estar matriculados en una carrera de la misma Universidad, y el curso que estudian en Cuba constituye un requisito para graduarse. También restringe la cantidad del dinero que gasta la Universidad en Cuba y cómo lo gasta, entre otras.

Para la mayoría de las instituciones, cumplir con esos requisitos hizo que no fuera viable mantener sus programas, y más de 300 universidades tuvieron que cancelar su intercambio con Cuba, según el profesor John W. Cotman, de Howard University.

Para el año escolar 2003-2004, antes de las nuevas restricciones, había 296 estudiantes norteamericanos participando en programas de intercambio, en la Universidad de La Habana, explica Mayra Heydrich, profesora de Microbiología y coordinadora de estos programas. Este semestre, solo 41 estudiantes norteamericanos —32 de pregrado y 9 de posgrado— de cuatro universidades participan en ellos, y en la primavera se esperan unos 30 más de tres universidades, apunta la profesora.

"Indudablemente, yo no noto que haya una apertura en esa dirección, ni un plan que propicie intercambio", comenta. "Tenemos intercambio con Canadá, Europa, otros países; hacemos doctorados, maestrías y diplomados conjuntos y experimentos. Nada sería mejor que un intercambio fluido con el país ubicado a 90 millas de nosotros".

Los estudiantes están de acuerdo.

"El intercambio académico es de vital importancia, es absolutamente necesario", afirma Laura Fielder, quien realiza su doctorado en Literatura Hispana en la Universidad de North Carolina, Chapel Hill, y fue la responsable del grupo de 14 estudiantes de ese centro que estudiaron en La Habana en la primavera de este año. "Los estudiantes tienen que formar sus propios criterios, tienen que poder ver las cosas con sus propios ojos. Muchos norteamericanos simplemente no saben nada sobre Cuba".

Jake Patoski, de 20 años, es de Austin, Texas, y estudia Relaciones Internacionales, particularmente, el medio ambiente en los países en desarrollo, en American University, en Washington D.C. "Los textos que había leído solo me confundieron más. En Estados Unidos en los últimos 50 años, ha habido un especie de velo sobre Cuba".

DEMANDA CONTRA EL GOBIERNO ESTADOUNIDENSE

Ante estos ataques contra la libertad académica, más de 450 profesores y académicos en 45 estados formaron la Coalición de Emergencia para Defender los Viajes Educacionales (ECDET). El grupo y los demandantes individuales Cotman, Wayne Smith, de la Universidad Johns Hopkins, y Jessica Kamen y Adnan Ahmad —ambos estudiantes en la Johns Hopkins— presentaron una demanda de juicio contra el Departamento del Tesoro en junio pasado, exigiendo que las nuevas restricciones sean retiradas.

El abogado de la Coalición, Robert L. Muse, dice que espera una respuesta del gobierno, temprano, en este otoño.

"Está claro que las restricciones del 2004 violan las bien establecidas libertades académicas", dice el grupo en un comunicado sobre la demanda. "La Primera Enmienda de la Constitución protege la libertad académica, que ha sido definida por los tribunales como el derecho de los educadores de decidir, sin interferencia por el Gobierno federal, cuáles son los cursos que dan, cómo los dan, quiénes los dan y quiénes pueden matricularse en ellos".

IMPRIMIR ESTE MATERIAL
Director General: Lázaro Barredo Medina. Director Editorial: Gabriel Molina Franchossi.
HOSPEDAJE: Teledatos-Cubaweb. La Habana
Granma Internacional Digital: http://www.granma.cu/
También en: http://granmai.cubaweb.com/
http://www.granmai.cubasi.cu/

To make a comment, please contact Joe Nick


Home - Contact - News/Appearances - Notes & Musings - Bio - Bibliography
Books - Music - Texas - Travel - Water - Misc - Photos - Links

Copyright 2006 © Joe Nick Patoski, All Rights Reserved. - Website design: Jodi Jenkins